Categorías
Auditoria Social REAS Euskadi

Como cada otoño, la Economía Solidaria de Euskadi, gracias al proceso Auditoria Soziala que se extiende desde mayo hasta septiembre, enseña sus tripas, sus engranajes, sus trapos sucios incluso, como muestra de ese compromiso con la transparencia que tiene como movimiento social y como sector empresarial.

Durante este proceso, respondiendo mediante un formulario web, las entidades muestran aquello que, durante gran parte del año, queda invisibilizado, tanto a las personas trabajadoras o socias de la entidad, como a las clientas o proveedoras.

Todos los datos recogidos, tanto los cuantitativos como las encuestas, muestran una foto del estado de la entidad respecto a los 6 principios de la Carta de Economía Solidaria:

  1. Principio de equidad
  2. Principio de trabajo
  3. Principio de sostenibilidad ambiental
  4. Principio de cooperación
  5. Principio sin fines lucrativos
  6. Principio de compromiso con el entorno

Una vez logrados los resultados anuales, las empresas los analizan y escogen aquellos en los que necesitan mejorar para poder desarrollar durante el ejercicio siguiente medidas dirigidas a la mejora de dichos aspectos. A su vez, se analizan los datos a nivel sectorial para identificar aspectos de mejora del movimiento de la Economía Solidaria en general.

Podéis descargar en este mismo post o en el apartado de mediateca de la web los informes e infografías agregadas, pero para ir abriendo boca, os volcamos aquí algunos de los datos más significativos de este 2021.

  • 84 entidades han rellenado la Auditoria Soziala de 2021, las cuales cuentan con 272 centros de trabajo.
  • Se han ingresado 150 millones de euros, de los cuales 84 millones han sido vía facturación.
  • Por cada 1€ recibido de las administraciones públicas, 31 céntimos se han devuelto en calidad de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social
  • El 19% de las mujeres trabajadoras y el 15% de los hombres trabajadores participan en la elaboración del plan de gestión y presupuesto anual.
  • Las mujeres de la economía solidaria, por primera vez desde que calculamos la brecha salarial, han cobrado un 5% más que los hombres. Podría estar vinculado al aumento de mujeres en puestos de responsabilidad.
  • El 94% de las entidades tienen criterios de consumo responsable en la adquisición de productos.
  • Un tercio de las compras de la ESS se hacen en circuitos no capitalistas